Hacer deporte no lo es todo, hay varios factores que pueden poner en riesgo su salud.

Updated: Jun 28



Aunque parezca mentira, el deportista necesita tanto o más cuidado que el que no lo es.

Hacer deporte, por supuesto que nos proporciona un bienestar físico y anímico, sin embargo, varios estudios comprueban que no son todo beneficios. Hay numerosos factores que influyen en que los beneficios del ejercicio sean tales, y para ello hay que tener disciplina, tanto en la forma de llevar ese entrenamiento físico, como en la alimentación, la hidratación, el monitoreo constante de los niveles antioxidantes, la temperatura en la que se practica la actividad física...y muchos otros factores que generalmente pasan inadvertidos.


Ya es sabido en la comunidad científica que la actividad física intensa conlleva estrés oxidativo, y las repercusiones no son precisamente positivas.


Lo que nos trae hoy es una visión más en profundidad de esos daños que el deportista tal vez no percibe dentro de su organismo, pero están sucediendo, así como el relevante factor de oxidación de la sangre durante el ejercicio de alta intensidad.


Estudios realizados demostraron que las proteínas hemo pueden ser un disparador de ese daño oxidativo en la sangre. (El grupo hemo es principalmente conocido por formar parte de la hemogobina, el pigmento rojo de la sangre, pero también se encuentra en un gran número de otras hemoproteínas biológicamente importantes tales como la mioglobina, citocromos, catalasa, óxido nítrico, sintasa endotelial). Wikipedia.

Aunque el deportista consuma vitaminas C y E, esto no asegura un efecto ergogénico (favorecimiento del desarrollo de la fuerza muscular y potencia) en el ejercicio. Pero sí se está estudiando la posibilidad de que la vitamina E pudiera ofrecer algún beneficio sobre la respuesta adaptativa al ejercicio.    Igualmente se conoce, que esas maquinitas internas de energía que todos tenemos, las mitocondrias, suelen ser los focos de mayor proliferación de de radicales libres.


Proporcionalmente, cuando decaen los niveles de moléculas antioxidantes de glutatión reducido en el organismo, en el ejercicio de alta intensidad, suben los niveles de metamioglobina, ( una forma de metaloproteína hemoglobina, compuesto ferroso de la sangre), Wikipedia, lo cual puede significar una generación alta de daño oxidativo.


Y es que, aun siendo el ejercicio moderado, se midió que el consumo de oxígeno aumenta 8-10 veces aproximadamente, y 100 veces en el ejercicio del músculo esquelético.

Para examinar los efectos del comportamiento del uso de oxígeno en el sistema antioxidante de glutatión en la sangre, uno de los múltiples estudios, sometió a ejercicios moderados a ocho voluntarios hombres. Como resultado, se observó oxidación en sangre durante el ejercicio y reducción en la recuperación.


Y es que, aun siendo el ejercicio moderado, se midió que el consumo de oxígeno aumenta 8-10 veces aproximadamente, y 100 veces en el ejercicio del músculo esquelético.


El otro descubrimiento reciente es que cuando el estrés oxidativo en el deportista no se controla, contrarresta de alguna forma los beneficios terapéuticos de la actividad física.

Sorprendentemente, aunque siempre recomendamos ejercicio moderado, lo dicho anteriormente corrobora que también este podría generar oxidación en sangre, mayor que la capacidad antioxidante de neutralizarla. Más aún, esto conduce a la producción de estrés oxidativo de lípidos, proteínas y ADN.


El otro descubrimiento reciente es que cuando el estrés oxidativo en el deportista no se controla, contrarresta de alguna forma los beneficios terapéuticos de la actividad física.

El ejercicio físico produce mayor cantidad de oxígeno, y esto trae como consecuencia la activación del proceso llamado "peroxidación lipídica" (Cuando los radicales libres capturan electrones de los lípidos en las membranas celulares. Este proceso es iniciado por un mecanismo de reacción en cadena de un radical libre) Wikipedia,


Y esta peroxidación lipídica puede estar asociada a la llamada isquemia-reperfusión (cuando el aporte de oxígeno supera el uso, éste reacciona consigo mismo, generando radicales libres, que podrían terminar destruyendo la célula).


...el estrés oxidativo en sangre ocurre cuando la capacidad antioxidante total del plasma de la sangre se ve superada por el estrés oxidativo, tanto en reposo como en condiciones de ejercicio.

Así como se ha demostrado que en personas que no practican actividad física, puede estar sometida a inflamación, como el síndrome metabólico, la diabetes, la disfunción endotelial y la arteriosclerosis, en personas físicamente activas y deportistas el daño oxidativo de los lípidos podría estar compensado porque se ha comprobado una disminución del riesgo de problemas cardiovasculares producidos por el ejercicio físico.


Volviendo a nuestro punto de hoy, el estrés oxidativo en sangre ocurre cuando la capacidad antioxidante total del plasma de la sangre se ve superada por el estrés oxidativo, tanto en reposo como en condiciones de ejercicio.

El contenido de glutatión y de las enzimas antioxidantes que de él dependen, son medidos en sangre, en plasma o en tejidos específicos como el músculo, el corazón, el hígado, el cerebro, etc.

En la sangre más del 90% del antioxidante glutatión se encuentra en los eritrocitos, y menos del 1%, en el plasma.


Estos mismos estudios que revelan un estrés oxidativo en sangre en personas que se ejercitan de manera intensiva, también comprobaron que la dieta mediterránea no es una solución, pero es una ayuda para contrarrestar el estrés oxidativo. Tiene un efecto positivo sobre los lípidos en sangre, y aporta nutrientes antioxidantes, que apoyan la labor antioxidante del glutatión y del organismo completo.

Estos mismos estudios que revelan un estrés oxidativo en sangre en personas que se ejercitan de manera intensiva, también comprobaron que la dieta mediterránea no es una solución, pero es una ayuda para contrarrestar el estrés oxidativo. Tiene un efecto positivo sobre los lípidos en sangre, y aporta nutrientes antioxidantes, que apoyan la labor antioxidante del glutatión y del organismo completo.


Sin embargo esto no es indicativo de que la dieta mediterránea basta para combatir el estrés oxidativo producido por el ejercicio, investigaciones que realizaron varias industrias que producen suplementos de glutatión, midieron las cantidades que debían ser ingeridas en comparación con el aporte del suplemento, y son ingentes. Es decir, se requieren kilos de alimentos para alcanzar las dosis que proveen algunos productos de glutatión en el mercado.


Todo esto parece indicar que, junto con la suplementación con glutatión, la dieta del deportista puede ser la clave para protegerlo contra el estrés oxidativo en sangre o como un factor de riesgo para este estrés oxidativo.

Y al contrario, una dieta con poca cantidad de omega3, alto aporte calórico y grasas saturadas, aumenta sustancialmente el estrés oxidativo y favorece la formación de las llamadas especies reactivas de oxígeno (ROS), al mismo tiempo que reduce el aporte y beneficio de antioxidantes exógenos (como vitaminas E, C, carotenoides y polifenoles) y micronutrientes como el selenio).


Todo esto parece indicar que, junto con la suplementación con glutatión, la dieta del deportista puede ser la clave para protegerlo contra el estrés oxidativo en sangre o como un factor de riesgo para este estrés oxidativo.


Si los deportistas tienen una dieta pobre en nutrientes antioxidantes, y sus niveles de glutatión van bajando en la medida en que se va oxidando la sangre y se agotan en la lucha contra el estrés oxidativo, presentan un riesgo mayor de que ese daño oxidativo los exponga a enfermedades y desgaste.

Por otra parte, el deportista que consume regularmente vegetales y frutas asegura una excelente cantidad de vitaminas liposolubles e hidrosolubles, así como de precursores del antioxidante glutatión, por ejemplo, el ácido lipoico, -presente en las espinacas, brócoli, tomates y guisantes verdes y en alimentos animales, especialmente vísceras y derivados-


Sin embargo, si los deportistas tienen una dieta pobre en nutrientes antioxidantes, y sus niveles de glutatión van bajando en la medida en que se va oxidando la sangre y se agotan en la lucha contra el estrés oxidativo, presentan un riesgo mayor de que ese daño oxidativo los exponga a enfermedades y desgaste.


Ni hablar de los fumadores, o los que entrenan a muy bajas temperaturas o sometidos a gran altitud, ellos tienen una demanda mayor de protección antioxidante y de la dieta mencionada, rica en nutrientes antioxidantes. En resumen, el ejercicio físico de alta intensidad, provoca un desequilibrio en sangre entre las especies oxidantes y el agotamiento de los antioxidantes. Si a esto le sumamos factores adicionales como una dieta inadecuada, una temperatura no favorecedora, hábitos no saludables que pudieran tener, la hidratación no adecuada, todo ello constituye los riesgos más grandes para la salud de la sangre y del organismo completo de los deportistas y atletas.


Conclusiones:


1. La actividad física no siempre significa salud completa, tiene sus variantes y depende en gran medida de la alimentación, la hidratación, las temperaturas, los hábitos y de los niveles del antioxidante glutatión, para poder neutralizar el exceso de radicales libres que son producidos por el atleta.


2. Este estrés oxidativo en el deportista, está relacionado íntimamente con la fatiga muscular, y un gran número de estudios asocian esta fatiga con fenómenos del sistema inmunológico y con los niveles antioxidantes de su organismo.


3. Cuando el punto anterior es controlado, a través de la dieta mencionada y de la elevación de los niveles del antioxidante glutatión, también se comprueba una mayor resistencia biológica del organismo.



Referencias:


Blood glutathione homeostasis as a determinant of resting and exercise-induced oxidative stress in young men. D.E. Laaksonen, M. Atalay, L. Niskanen, M. Uusitupa, O. Hänninen & C.K. Sen

Blood glutathione oxidation during human exercise. K. Gohil, C. Viguie, W. C. Stanley, G. A. Brooks, and L. Packer


Estrés oxidativo inducido por el ejercicio

Exercise-induced oxidative stress

JM. Fernándeza, ME. Da Silva-Grigolettob, I. Túnez-Fiñana


Exhaustive Physical Exercise Causes Oxidation of Glutathione Status in Blood: Prevention by Antioxidant Administration. J Sastre 1M AsensiE GascóF V PallardóJ A FerreroT FurukawaJ Viña


Radicales libres, estrés oxidativo y ejercicio. Lic. María Fernanda Insua. https://www.efdeportes.com/efd66/oxid.htm


Blood Glutathione Status Following Distance Running. B Dufaux 1O HeineA KotheU PrinzR Rost