La inflamación (causa de casi todas las enfermedades) persiste cuando falta glutatión intracelular.

La inflamación (causa de casi todas las enfermedades) persiste cuando falta glutathione intracelular.



Desde el cerebro hasta el intestino, están amenazados por la inflamación, y por ende, sus patologías se agravan con la falta de glutatión intracelular.

Siempre nos han escuchado hablar a todos los defensores del glutatión acerca de sus múltiples beneficios. Es tanto lo que contribuye a regular mecanismos básicos en el organismo, que a veces no nos detenemos en explicar cómo logra cada uno.


Por ejemplo, la inflamación, que es el eje alrededor del cual gira un 80% de las enfermedades de hoy, desde una simple gripe, hasta un cáncer, es uno de los procesos en los que la ausencia de glutatión intracelular hace más difícil la curación.


Introducción al tema de la inflamación:

Uno de los aspectos que reiteran todos los estudios acerca de la inflamación, es que siempre que se ha notado un daño celular, ha sido después de que bajaron notablemente los niveles de glutatión intracelular de los individuos estudiados.

Cuando un tejido se inflama, las llamadas células citotóxicas liberan ácido hipocloroso -un actor principal en la oxidación de las células-. Y en este contexto de crisis celular, el glutatión actúa como protector de los macrófagos de ese daño que causa el ácido hipocloroso.


El ácido hipocloroso provoca también una oxidación extensiva de las proteínas celulares, y esto se agrava más, porque el organismo pierde también energía celular (ATP).


Uno de los aspectos que reiteran todos los estudios acerca de la inflamación, es que siempre que se ha notado un daño celular, ha sido después de que bajaron notablemente los niveles de glutatión intracelular de los individuos estudiados.

Y por el contrario, cuando en el estudio se aumentó el glutatión en las células, estas fueron protegidas de los daños mencionados.

Parte de los descubrimientos que han hecho estos estudios científicos es lo mucho que la inflamación disminuye los niveles de glutatión, y como un círculo vicioso, esa disminución contribuye a que persista la inflamación.

Parte de los descubrimientos que han hecho estos estudios científicos es lo mucho que la inflamación disminuye los niveles de glutatión, y como un círculo vicioso, esa disminución contribuye a que persista la inflamación.

...los procesos inflamatorios provocan el círculo vicioso de: a mayor estrés oxidativo y menor nivel de glutatión= peor estado oxidativo, y por lo tanto inflamatorio.

El estrés oxidativo, por sí mismo, ya es un detonante de la inflamación. Los radicales libres activan factores como la liberación de citocinas proinflamatorias, la necrosis tumoral.

Y reitero, los procesos inflamatorios provocan el círculo vicioso de: a mayor estrés oxidativo y menor nivel de glutatión= peor estado oxidativo, y por lo tanto inflamatorio.

El papel que juega el glutatión:

Cuando esos macrófagos están recibiendo el ataque del ácido hipocloroso, lo único que puede protegerlos de que se pierdan funciones metabólicas por esa oxidación es el glutatión intracelular.

¿Cómo empeora la situación, si no se corrigen los bajos niveles de esta protección del glutatión?


Por fortuna, también se ha comprobado cómo romper este círculo vicioso, y es recuperando y manteniendo los niveles de glutatión en el organismo, que reduce la inflamación, aminora el estrés oxidativo, y alivia el daño en la barrera intestinal.

Mientras sigue existiendo el círculo vicioso de la inflamación y el estrés oxidativo, comienzan a deteriorarse órganos, por ejemplo la barrera intestinal (protectora de nuestro segundo cerebro, el intestino). Eso agrava la inflamación del sistema y comienzan a aparecer otros síntomas diversos en el organismo.

Por fortuna, también se ha comprobado cómo romper este círculo vicioso, y es recuperando y manteniendo los niveles de glutatión en el organismo, que reduce la inflamación, aminora el estrés oxidativo, y alivia el daño en la barrera intestinal.

Otros ejemplos de inflamación en los que se repite el círculo vicioso de la falta de glutatión intracelular:


Las afecciones pulmonares y la inflamación.


La alteración del metabolismo del glutatión intracelular, se ha asociado directamente con enfermedades pulmonares inflamatorias como la fibrosis pulmonar el síndrome de dificultad respiratoria aguda, la fibrosis quística, el asma...y otras.

Es por esta razón que en el caso de afecciones respiratorias, estudios han demostrado que la suplementación con glutatión puede aportar, además de sus beneficios antioxidantes, una reducción de los agentes mucolíticos y de la mucosidad de la zona afectada.

Por una simple y reiterada razón: el estrés oxidativo local en la zona respiratoria, y la alteración del glutatión en el fluido del revestimiento epitelial y las células de las vías respiratorias, provoca la liberación de las llamadas citocinas proinflamatorias.

Esto hace que volvamos al principio anterior: cuando se aumenta el glutatión intracelular en las células pulmonares, baja la liberación de citoquinas y quimiocinas proinflamatorias.


Es por esta razón que en el caso de afecciones respiratorias, estudios han demostrado que la suplementación con glutatión puede aportar, además de sus beneficios antioxidantes, una reducción de los agentes mucolíticos y de la mucosidad de la zona afectada. El cerebro y la inflamación:

Muchas enfermedades neurodegenerativas y psicológicas (como depresión severa, bipolaridad y esquizofrenia) han sido asociadas en los estudios con inflamación, estrés oxidativo, disfunción mitocondrial, toxicidad, tanto en el tracto gastrointestinal como en la barrera hematoencefálica, (la protectora del cerebro), y todo esto también se asocia con la pérdida de glutatión intracelular.

Estas afecciones cerebrales, además, se relacionan con el factor neurotrófico derivado del cerebro (El BDNF, por sus siglas en inglés) que promueve la regeneración neuronal en zonas del cerebro responsables de la emoción, el comportamiento, el aprendizaje y la memoria.


Es decir, al perder ese factor, se afectan las funciones en esas áreas del cerebro y se comienzan a presentar problemas cognitivos y de humor en la persona. Y entre los factores más importantes que provocan la reducción de este factor neurotrófico derivado del cerebro, está el estrés oxidativo en primera línea, por lo tanto, también la falta de glutatión para combatir ese estrés oxidativo está directamente relacionada con estas patologías a nivel cerebral.

Parece repetitivo, y lo es, pero es que es casi una ley natural, todos los anteriores son solo ejemplos de zonas del organismo donde se ha detectado que la inflamación persiste más, en la medida en que más bajos están los niveles del antioxidante glutatión a nivel celular. Después de haber leído todo lo anterior, ¿tiene entonces sentido luchar contra las leyes naturales, o tiene más sentido mantener los niveles óptimos de glutatión en el cuerpo?


Referencias:


El glutatión intracelular protege a los macrófagos humanos del daño hipoclorito.

Autores: Yang YT, Whiteman M, Gieseg SP.

Laboratorio de Bioquimica de Radicales Libres, Escuela de Ciencias Biologicas, Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda.


Biswas SK, Rahman I. Environmental toxicity, redox signaling and lung inflammation: the role of glutathione. Mol Aspects Med 2009;30(1-2):60-76. [Full text]

Sido B, Hack V, Hochlehnert A, et al. Impairment of intestinal glutathione synthesis in patients with inflammatory bowel disease.

Latorre E, Matheus N, Layunta E, et al. IL-10 counteracts proinflammatory mediator evoked oxidative stress in Caco-2 cells. Mediators Inflamm.

Zhu H, Li YR. Oxidative stress and redox signaling mechanisms of inflammatory bowel disease: updated experimental and clinical evidence. Exp Biol Med.

Hou Y, Wang L, Yi D, et al. N-acetylcysteine and intestinal health: a focus on its mechanism of action. Front Biosci.