GLUTATIÓN, UN ESCUDO NATURAL

ÍNDICE

1- ¿Qué es Glutatión? √

2- ¿Cómo actúa para proporcionarnos buena salud?

3- ¿Por qué lo necesitamos?

4- ¿Cómo saber si nuestros niveles de Glutatión son los adecuados?

5- Factores de riesgo que hacen más necesario el Glutatión √

6- Las mejores fuentes naturales de Glutatión

7- ¿Quién necesita Glutatión? √

8-¿Cuál es la manera más efectiva de tomar Glutatión? √

9- Estudios que avalan a Glutatión √

10- Conclusiones √


 

1. ¿Qué es Glutatión?

 

Vivimos en un huracán tóxico de un mundo con sustancias químicas potencialmente peligrosas que amenazan al hombre, bien sea por inhalación, deglución o contacto directo.

 

Gracias a milenios de evolución, y a la investigación, finalmente se descubrió que esa molécula, el Glutatión, es una eficaz herramienta antioxidante, es decir que elimina sustancias dañinas de nuestras células.

 

El Glutatión es es un compuesto nutriente una de las sustancias protectoras más versátiles e importantes en el cuerpo humano. Se encuentra en diversos grados en todos los tejidos, fluidos corporales y sistemas de órganos. Es una pequeña proteína es un tripéptido presente en casi todas las células del cuerpo y regulador crítico del estrés oxidativo.

 

En el cuerpo, el Glutatión protege las células de la acción de unos compuestos muy dañinos: los radicales libres.  Glutatión desempeña un papel muy importante en la desintoxicación del organismo, ayuda a regular la función de muchas proteínas y la actividad de muchas enzimas y en la función del sistema inmunitario.

 

Al Glutatión lo llaman el Maestro Antioxidante, por su potente acción para eliminar radicales libres, así como por su capacidad de reactivar las vitaminas C y E, las cuales también ayudan en esta tarea.

 

Ningún otro compuesto tiene la capacidad de hacer estas labores dentro del organismo.

 

El Glutatión se encuentra en todas las células, para mantener una buena salud y el sentirse bien. Sin embargo, los niveles de Glutatión en el organismo pueden reducirse fácilmente cuando el cuerpo está expuesto a numerosas elementos dañinos externos provenientes de: alimentos, medioambiente, medicamentos, alcohol, drogas, etc.

 

Nuestro cuerpo cuenta con un ejército para defenderse, un sistema de desintoxicación de fábrica, que hace una gestión maravillosa para mantenernos sanos. Comprende: la piel, que actúa como la primera línea de defensa contra la invasión; el hígado, que desdobla  las

toxinas antes de que puedan comenzar a dañar nuestro cuerpo; los riñones, que filtran  y se deshacen de esas toxinas a través de la orina; y el sistema inmunitario, que básicamente elimina lo que los otros órganos hayan pasado por alto, pero a veces el estrés y los factores externos disminuyen ciertos nutrientes clave en el cuerpo que son importantes para la desintoxicación, y es en ese momento cuando debemos recurrir a los suplementos que compensan esa falta, y es aquí cuando cobra valor el uso de un suplemento de Glutatión, para darle un impulso y apoyar a nuestro organismo.

 

El interés cada vez mayor en el área científica en torno al Glutatión como uno de los antioxidantes más importantes, ha despertado un mayor conocimiento por parte de jóvenes, adultos y personas mayores.

El Glutatión se ha convertido en un pilar cada vez más conocido en el área de la salud, demostrándose que el mismo ayuda a mantener las defensas naturales del cuerpo y eliminar los radicales libres tóxicos.

Aunque el cuerpo humano puede producir endógenamente Glutatión, factores ambientales como la contaminación, la exposición a la luz ultravioleta, el estrés y una dieta poco nutritiva, tienden a producir una disminución importante de nuestras reservas naturales del mismo, haciendo que su suplementación sea mucho más necesaria y urgente.

Las más recientes investigaciones científicas han demostrado resultados muy positivos de la actividad de este poderoso antioxidante, para la salud de la piel, para los niveles de rendimiento en el área deportiva (fomentando el flujo de la sangre y llevando oxígeno a los músculos después del ejercicio), así como en el ámbito nutricional.

Con lo cual, todavía tenemos mucho que aprender de los beneficios potenciales de esta poderosa molécula.


 

Algunos efectos sobre la piel:

 

Se han publicado estudios en dermatología clínica y cosmética, que sugieren que el Glutatión está relacionado con el blanqueamiento de la piel, como fue evidenciado en un estudio clínico llevado a cabo con las siguientes características:

 

En intervalos de cuatro semanas, comenzando desde el inicio y al concluir el período de 12 semanas, los investigadores evaluaron los parámetros relacionados con la salud de la piel de la cara y el brazo de cada sujeto, con algunas áreas de la piel expuestas al sol y otras protegidas del sol.

En todas las ocasiones, los investigadores midieron el índice de melanina, el color de la piel, los puntos UV, los poros, la uniformidad del tono de la piel, la pérdida transepidérmica de agua (TEWL), el contenido de agua, la elasticidad de la piel y la presencia de arrugas.

Para monitorear la seguridad, los investigadores también recolectaron muestras de sangre de todos los participantes, y no se documentaron efectos adversos graves durante el estudio.

En otros estudios se observó una reducción en la cantidad y severidad de las arrugas.


2. ¿Cómo actúa para proporcionarnos buena salud?

 

A través de dos mecanismos: ayuda a eliminar toxinas, sustancias químicas ingeridas y posibles carcinógenos que el cuerpo ya ha absorbido, e intercepta y neutraliza las toxinas en el tracto gastrointestinal antes de que incluso se absorban.

 

Todo lo que el cuerpo reconoce como sustancias químicas extrañas va al hígado para metabolizarse en algo que el cuerpo puede procesar o excretar. La desintoxicación es una de las funciones más importantes que desempeña el hígado en el cuerpo, y es aquí donde se localizan unas de las mayores concentraciones de Glutatión.

 

Adicionalmente, el Glutatión en combinación con otros ingredientes para el soporte inmunológico como la vitamina C, aseguran un sistema inmune más saludable. Los dos antioxidantes funcionan bien juntos, ya que se reciclan entre sí.

 

Cada célula viviente contiene Glutatión, pero el consumo de suplementos proporciona un nivel extra de seguridad y bienestar para evitar los problemas que se presentan cuando estos niveles disminuyen.

Cuando el cuerpo se encuentra en un gran estrés, o ha estado expuesto a grandes cantidades de sustancias químicas o metales pesados, se incrementa la producción de Glutatión.

Se sabe que una gran cantidad de Glutatión se absorbe directamente en las células del intestino delgado, donde se almacenan altos niveles del mismo.

Se cree que este Glutatión intestinal estaría actuando como un escudo de primera línea de defensa contra los agentes nocivos que ingerimos a través de la dieta.

 

El Glutatión tiene un rol central en la protección contra el estrés oxidativo y la desintoxicación tanto de agentes dañinos internos como externos, siendo su presencia esencial para el mantenimiento de la homeostasis celular.

Por lo tanto, la disponibilidad de Glutatión, especialmente de la forma reducida (L-GSH), puede ser un factor clave para el mantenimiento de la salud. La concentración de L-GSH en sangre podría ser un indicador del riesgo de enfermedades. La disminución de L-GSH está asociada con el envejecimiento y con la patogénesis de varias enfermedades en el humano, entre ellas, la enfermedad de Parkinson, formación de cataratas, diábetes, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Huntigton, artritis reumatoidea, síndrome de inmunodeficiencia adquirida, enfermedad hepática crónica por alcohol, síndrome de estrés respiratorio y distrofia muscular.

 

El hígado y el riñón son los principales órganos involucrados en la síntesis y degradación de GSH, como así también en la circulación interórgano de la cual también participan el bazo, los eritrocitos, los leucocitos y el cristalino (aquí es donde se encuentra la mayor cantidad de Glutatión en el organismo).

 

Así mismo, su presencia en el revestimiento mucoso del intestino, impide la absorción de sustancias químicas reactivas. Por lo tanto, el Glutatión no solo actúa directamente para prevenir el daño de oxidación de las células, sino también indirectamente al respaldar a un poderoso equipo de antioxidantes.

 

Otra virtud de la molécula de Glutatión es su velocidad. Cuando un químico potencialmente puede ser causante de cáncer amenaza con dañar el ADN de una célula y causar una mutación, el Glutatión puede actuar como un escudo protector más rápido de lo el invasor puede atacar.

De esta forma, el Glutatión intercepta y neutraliza muchas sustancias tóxicas enemigas del cuerpo.

 

Finalmente, un papel fundamental y evolutivo del Glutatión es suministrar el aminoácido cisteína para mantener la síntesis de proteínas en caso de deficiencia nutricional. Como reserva de este aminoácido esencial, el Glutatión actúa como una el escudo de la

naturaleza que salva al cuerpo en tiempos de deficiencia.

 

3. ¿Por qué necesitamos Glutatión?

 

El estrés oxidativo o lo que se llama oxidación en el organismo,  está causado por un desequilibrio entre la producción de radicales libres y las defensas responsables de eliminar estos radicales libres. Los radicales libres son un tipo de moléculas inestables que se producen durante el metabolismo normal de las células.  Si por alguna razón no se eliminan como debe ser, se pueden acumular y dañar el material genético de las células, los lípidos y las proteínas, con lo cual se aumenta el riesgo de cáncer y otras enfermedades.

Este desequilibrio da origen a enfermedades y condiciones crónicas que incluyen enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer, otras enfermedades relacionadas con el cerebro, diabetes, enfermedades oculares relacionadas con la edad, asma y trastornos inflamatorios.

 

Respiramos oxígeno, que se metaboliza para alimentar los procesos básicos de la vida. La mayor parte se reduce a agua, pero alrededor del 5 por ciento escapa y se convierte en radicales libres. Otras fuentes comunes de radicales libres son la radiación ultravioleta, los rayos X, el humo del tabaco, los contaminantes del aire, el alcohol y la grasa saturada. Algunas células inmunes generan radicales libres para matar bacterias. La inflamación es un signo de reacciones en cadena de radicales libres.

Como una forma de contrarrestar lo anterior, todos los seres vivos han evolucionado con un sistema de defensa antioxidante que mantiene las reacciones de radicales libres bajo control. Las vitaminas C y E, por ejemplo, son poderosos antioxidantes en el cuerpo humano, ambos tienen la capacidad de donar electrones sin convertirse en radicales dañinos.

Pero el Glutatión es el antioxidante más poderoso de todos, y la sabia naturaleza nos ha dotado de esta molécula protectora para estar presente en todo el cuerpo, tanto dentro de las células como en los fluidos que rodean las células, patrullando constantemente en busca de radicales libres.

Múltiples estudios científicos hoy en día ya respaldan la suplementación de la dieta con vitaminas antioxidantes y Glutatión en enfermedades neurodegenerativas.


4. ¿Cómo saber si nuestros niveles de Glutatión son los adecuados?

 

Los científicos buscaron y crearon recientemente una forma de medir el nivel de Glutatión en sangre. Esto se basa en la relación entre la cantidad de Glutatión reducido y el Glutatión oxidado. Mientras mayor es la cantidad de Glutatión reducido, mejor será para el mantenimiento de una buena salud.

Los investigadores también descubrieron que a medida que envejecemos, la cantidad de Glutatión reducido se va disminuyendo y aumenta el oxidado, lo cual es asociado con la aparición de enfermedades crónicas como diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurológicas, entre otras.


 

5. Factores de riesgo que pueden ocasionar una disminución de los niveles necesarios de Glutatión.

Horas de la mañana

El ciclo del Glutatión sigue un patrón diurno, con niveles más bajos por la mañana. Los niveles aumentan unas seis horas después de cada comida y alcanzan su punto máximo entre las 2:00 y las 3:30 de la madrugada, seguidos de una fuerte disminución.

Este ciclo da como resultado una deficiencia relativa de Glutatión en las horas de la mañana.

En personas mayores de 60 años, hay una diferencia más pronunciada entre estos aumentos y disminuciones de Glutatión, lo que podría ser importante dado que las "caídas" de Glutatión son períodos de vulnerabilidad para el estrés oxidativo  y las enfermedades crónicas relacionadas con la edad.

 

La Edad

Los niveles adecuados de Glutatión en el organismo, generalmente comienza a bajar alrededor de los 45 años y disminuyen precipitadamente después de los 60 años, porque con el envejecimiento disminuye la actividad enzimática y la eficacia de las señales celulares que desencadenan la síntesis de Glutatión.

Es por esto, que alrededor de los 45 años, ya el cuerpo no tiene la misma capacidad de producir tanto Glutatión. Esta pérdida nos hace más vulnerables a los procesos de oxidación que subyacen a las enfermedades crónicas del envejecimiento, (enfermedades cardíacas, el cáncer y otras enfermedades oculares relacionadas con la edad).

En un estudio se observó que los niveles óptimos de Glutatión en el cuerpo de individuos mayores en edad, eran directamente proporcionales a una buena salud, la cual era determinada por múltiples medidas: menor número de enfermedades, menor colesterol, menor índice de masa corporal y menor presión arterial.

Por el contrario, aquellos con menos buena salud, diagnosticados con artritis, diabetes o enfermedades cardíacas tenían niveles más bajos de Glutatión en sus organismos.

Otro estudio de 87 mujeres sanas de 60 a 103 años descubrió que las concentraciones altas de Glutatión en sangre eran características de las mujeres de larga vida que tenían una excelente salud física y mental.

 

La Dieta

Dado que los alimentos frescos son buenas fuentes de Glutatión, la dieta mediterránea, abundante en frutas y verduras frescas y carnes recién preparadas es la mejor para mantener un buen nivel de Glutatión. Sin embargo, muchas dietas hoy dependen en gran medida de los alimentos procesados. Estos no proporcionan Glutatión porque la mayoría de los métodos de procesamiento de alimentos lo destruyen.

Del mismo modo, los cereales y productos lácteos no son buenas fuentes. Por lo tanto, muchas dietas comúnmente consumidas en los EE. UU. no son las mejores aliadas cuando se trata de proporcionar Glutatión para mantener una salud óptima.

 

El Estilo de Vida

Fumar cigarrillos y el consumo excesivo de alcohol son perjudiciales para el mantenimiento de los niveles normales del Glutatión en el organismo, porque aumentan drásticamente la necesidad que tiene el cuerpo su uso. Los altos niveles de Glutatión se mantienen normalmente en el revestimiento de los pulmones (fluido alveolar) para desintoxicar y neutralizar los compuestos dañinos que se inhalan. El Glutatión se oxida ampliamente en los fumadores en comparación con los no fumadores.

Por otra parte, el alcohol hace que los pulmones sean más susceptibles a las lesiones de oxidación. El síndrome de dificultad respiratoria aguda se ha relacionado en el pasado con un historial de abuso de alcohol.

Estudios recientes sugieren que eso puede ser que esto puede suceder porque, debido a que el alcohol agota los niveles de Glutatión en el espacio alveolar hasta en un 80 a 90 por ciento.

En aquellos que no solo beben en exceso sino que también fuman, las posibilidades de defensa que otorga el Glutatión están casi extintas.

 

 

La Obesidad

Diversas investigaciones han descrito una correlación muy evidente entre la baja ingesta de antioxidantes naturales y la obesidad. En un estudio llevado a cabo en mujeres obesas y de peso normal se determinó una diferencia significativa en la cantidad de Glutatión entre ambos grupos: mayor en las mujeres con peso normal. Además se comprobó que los niveles de Glutatión aumentaban en la medida que se reducía de peso.

Por otro lado, el grado de estrés oxidativo del organismo, asociado a la obesidad está avalado por diversos estudios, tanto en humanos como en animales.

Otros posibles mecanismos que pueden contribuir al aumento del estrés oxidativo asociado a obesidad pueden ser:  

  1. el aumento de la actividad de la cadena respiratoria  en las mitocondrias.

  2. el consumo de oxígeno asociado al ejercicio físico  

  3. el aumento de peso corporal, hiperglucemia o el estado de inflamación crónica asociada a obesidad, entre otros.

Todos ellos en su conjunto llevan a un aumento del estrés oxidativo asociado a obesidad.

¿Por qué la obesidad se correlaciona con el estrés oxidativo? Debido a  que los procesos metabólicos crean una inflamación de bajo nivel en el tejido adiposo blanco (reservas de grasa). Se cree que este estrés crónico es un factor importante que, incluso, contribuye al desarrollo de la resistencia a la insulina, la intolerancia a la glucosa y la diabetes. En personas obesas, las defensas antioxidantes, incluido el Glutatión, se agotan.

 

La Diabetes

La hiperglicemia  que caracteriza a la diabetes, causa cambios metabólicos que aceleran la producción de radicales libres dañinos, y se cree que el estrés oxidativo  juega un papel importante en el desarrollo de complicaciones de la misma, como daño renal, daño a los nervios y ceguera.

Los niveles de Glutatión son bajos en las personas con diabetes.

 

Otros factores de riesgo

Cualquier condición que aumente el nivel  de oxidación en el cuerpo es ya una necesidad de Glutatión. El estrés oxidativo está relacionado con una serie de enfermedades y trastornos comunes en la actualidad, como enfermedades cardiovasculares, accidentes

cerebrovasculares, cáncer, enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer, otras enfermedades relacionadas con el cerebro, diabetes, cataratas, degeneración macular, VIH, hepatitis B, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y otras enfermedades pulmonares y trastornos inflamatorios.

 

De hecho, el estrés oxidativo  se ha asociado a más de 250 enfermedades, y todas están relacionadas con los niveles de Glutatión y otros componentes del sistema de defensa antioxidante del cuerpo.

 

Más allá del tabaco y el alcohol, existen otros agentes de oxidantes en nuestro entorno, como la radiación ultravioleta, la radiación ionizante, el humo derivado de hidrocarburos, las grasas saturadas, los contaminantes y los productos químicos.

 

            

Daños en la piel

Las propiedades de recuperación muscular del Glutatión también lo hacen extremadamente eficaz en personas que han sufrido quemaduras o se han sometido a cirugías, porque contribuye a combatir las posibilidades de infección en pacientes con quemaduras o heridas.
 

 

6. Las mejores fuentes naturales de Glutatión

 

La mejor manera de aumentar su nivel de Glutatión a través de la dieta es consumir carnes, frutas y vegetales frescos: manzanas, plátanos, naranjas, fresas, tomates crudos, sandía, calabaza, bellota, espárragos, aguacate, brócoli, zanahorias crudas, patatas, espinacas, coliflor, Coles de Bruselas, repollo, col rizada, las verduras que contienen alílicos (ajo, cebolla, puerros, cebolletas) carnes recién preparadas de res, pollo, pescado y de cerdo.

 El sistema de protección central proporcionado por el Glutatión está directamente relacionado con las funciones sanas de los tejidos y los órganos, y su mantenimiento durante toda la vida es importante para conservar una buena salud.


7. ¿Quién necesita Glutatión?

 

• Atletas: el entrenamiento intenso aumenta los radicales libres, por lo tanto también incrementa la necesidad del cuerpo de Glutatión.

• Personas mayores: los niveles de Glutatión disminuyen naturalmente a medida que uno  envejece, particularmente después de los 40 años.

• Bebedores y fumadores: estos factores de estrés reducen los niveles de Glutatión.

• Personas con sobrepeso: ellas cuentan con niveles reducidos de Glutatión.

• Toda persona: aumentar los niveles de Glutatión es una gran opción para una vida más larga y más saludable.

 

8.- ¿Cuál es la manera más efectiva de tomar Glutatión?

Información acerca de diversas presentaciones existentes, algunas hechas en los Estados Unidos, e investigaciones científicas, afirman lo siguiente en cuanto la presentación líquida del Glutatión
 

  • Es la forma más rápida. Solo se necesitan entre 1 y 4 minutos para asimilarlo,  mientras que las cápsulas o tabletas pueden tomar más de 30 días en asimilarse.

  • Es fácil de digerir. A medida que la persona envejece, no digiere píldoras y cápsulas con la misma facilidad. De hecho, algunas de estas pueden pasar por su sistema completamente intactas.

  • Las personas que toman antiácidos pueden tener incluso más dificultad para digerir, debido a la reducción de los ácidos estomacales. Por esta razón, el suplemento líquido es su mejor opción.

  • Mayor vida útil. Normalmente, los extractos líquidos son estables por mucho más tiempo que las tabletas y se ven menos afectadas por el calor y la humedad.
    (Botanic Choice)


 

9.- Estudios que avalan a Glutatión

 

  • Un estudio realizado a largo plazo indica que la suplementación oral líquida con Glutatión aumentó significativamente sus niveles en el cuerpo.

  • En otro estudio se demostró  una reducción en los niveles de estrés oxidativo basados en un incremento del nivel de Glutatión reducido en sangre. Señaló además que, la administración continua de Glutatión es crucial para garantizar su nivel óptimo en el organismo. Este estudio también mostró los beneficios que la suplementación oral de Glutatión generó para la salud del sistema inmune.

  • Otro estudio demostró que sujetos que consumieron 1 gr diario de Glutatión por 3 meses, lograron un aumento casi del doble en la cantidad de las principales células protectoras del organismo. Todo lo cual, le da a la ciencia una base para llevar a cabo estudios más grandes que se centren en la función de soporte al sistema inmune del Glutatión.

  • En otro estudio realizado en 2015, 54 adultos sanos consumieron el suplemento Glutatión con dosis de 250 y 1,000 mg del producto por día, después de uno, tres y seis meses, los niveles de Glutatión en sangre habían aumentado respecto al valor inicial en ambas dosificaciones.

  • En otro estudio, 44 sujetos sanos que consumían alcohol fueron asignados a un grupo con suplementación de Glutatión durante 12 semanas, después de lo cual mostraron niveles de enzimas hepáticas significativamente mejoradas y una importante reducción de los radicales libres. Al mismo tiempo se demostró que el Glutatión aumenta la función enzimática que el hígado necesita para eliminar de manera efectiva las toxinas.


  •  

10. -Conclusiones  

 

  • El Glutatión, por su acción antioxidante ayuda a disminuir los efectos dañinos que causan los radicales libres dentro de la célula.

  • Reactiva otros antioxidantes como las vitaminas C y E, incrementado así la capacidad de las células para neutralizar y eliminar los dañinos radicales libres

  • Las investigaciones sugieren que el Glutatión tiene efectos beneficiosos para el sistema inmune, lo cual incrementa la capacidad del organismo de defenderse de los diferentes patógenos y productos contaminantes.

  • Se ha demostrado que el Glutatión tiene efectos positivos en el proceso de desintoxicación a nivel hepático, lo cual es una ayuda al organismo para eliminar toxinas, productos químicos y otros productos contaminantes.

  • El suplementarse con Glutatión ayuda de forma positiva al manejo de las principales enfermedades como pueden ser: enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedad de Parkinson, Alzheimer, diabetes, enfermedades oculares relacionadas con la edad, asma y trastornos inflamatorios, así como la obesidad y sus efectos negativos en el organismo, las consecuencias de malos hábitos como el cigarrillo y el alcohol.

  • Asimismo, ayuda a la piel a combatir los efectos adversos de las heridas y a reducir las infecciones, y en pequeñas dosis, disminuye los niveles de melanina en piel.